Cine en Famlia

Ayer tuve el privilegio de asistir al pre-estreno mundial de la última película de Juan Manuel Cotelo en Toledo. La película se estrenará el próximo viernes día 9 en muchas salas de toda España, también en Toledo (En Torrijos y el Olías).

El título de la película está muy bien puesto, no sólo porque resume muy bien el contendido de lo que vamos a ver, sino porque esta película es un auténtico regalo para nosotros, los espectadores. Es una película que se disfruta desde el minuto 1 hasta que termina. No quieres que se termine. Seguirías viendo 2 horas más.

Es una película muy dura, precisamente porque es tremendamente realista. La fuerza de la película está en la VERDAD de sus testimonios. No son palabras bonitas, no son discursos sobre la reconciliación y la paz… Son personas que han experimentado en lo más profundo de sus vidas el dolor, el odio, la guerra…Testimonios cercanos, actuales, veraces, que hacen que te sientas identificado.

Es una película que emociona, que te llega al corazón desde que empieza. Te pasas toda la película con el corazón en un puño. Muchos en la sala lloraron en varios momentos de la película. No me extraña. Los personajes te hacen empatizar con sus vidas, y en ellos ves tu vida reflejada, de una manera o de otra. Llega un momento en el que te sientes protagonista de la película. Es una montaña rusa de emociones, que si tienes un poco de sensibilidad te hará salir “agotado” del cine. Algo pasa en tu interior, y te hace salir nuevo de la sala.

Como dice mi amiga Geleles: “la protagonista de la película es la sanación interior que Dios hace en los corazones que se dejan abrazar por El. Si Dios está de verdad en tu vida es imposible el odio, la amargura, el rencor, la indiferencia…porque Dios es Amor”

Y es así, el director no tiene ningún miedo ni complejo a la hora de decirnos que el perdón solo es posible desde Dios. Que es El, el que hace posible que puedan sentarse en una misma mensa la víctima y el asesino. Que es posible olvidar y ser feliz, a pesar de que la vida te haya machacado… Y es posible por El, por que el perdón es un DON de Dios. Es la fiesta del Amor. Por eso los cristianos somos las personas más felices del mundo. ¡Qué maravilla! ¿acaso nos podemos callar esto?

Esta película nos invita a romper la cadena de odio que existe en el mundo, y de la que nosotros formamos parte en nuestro día a día. ¿Quién no se alegra cuando le pasa algo malo a alguien que ha hecho el mal? (se lo merecía, decimos). En este mundo de odio, de divisiones, de una mal entendida justicia…la respuesta solo puede ser el AMOR, el PERDÓN. Es lo único que puede sanar y hacerte seguir viviendo. Esta película esta llena de VIDA.

La película es absolutamente providencial en este momento de la historia en el que se vuelven a abrir heridas del pasado, en el que tantas familias se rompen, en el que a tanta gente le resulta imposible salir adelante porque no sabe perdonar, no puede perdonar, ni siquiera perdonarse a si mismo.

Un porcentaje altísimo de lo que es esta película se lo debe a su director, Juan Manuel Cotelo, con el que tuvimos el regalo de poder compartir un pequeño coloquio después de la película. Los que nos dedicamos al mundo del arte sabemos que en cada obra hay mucho del autor. En el cine de Cotelo es así. Es un hombre de Fe, enamorado de Jesucristo. Es un hombre que, a pesar de su éxito, es tremendamente sencillo, divertido, comunicador… Pero lo que más me gustó de él fue el ver cómo trata a las personas. Cada persona, para el, es importante, tanto el vicario del Obispo como el acomodador de la sala. Daba la sensación de que se paraba el mundo cada vez que una persona se ponía a hablar con él. Me parece algo sensacional  en un hombre tan ocupado, tan importante. Tiene esa virtud de hacerte sentir querido. Le acabas de conocer y te sientes su amigo de toda la vida.  

Si me preguntáis si es para verla con los niños, diría que a partir de 10 o 12 años. Es muy dura por los temas que trata (la violencia, el odio, la guerra, el divorcio…). Pero creo que es perfecta para hacer un fórum después en familia, para comentarla todos juntos, para llevarla a la práctica en el día a día. Si lleváis niños, luego hay que sentarse a hablar.

Y ahora, hay que ir al cine a verla. Tenemos que reventar las salas. Llevad a vuestros amigos, a esos que están más lejos de Dios, al que necesite una palabra de esperanza. HAY QUE IR AL CINE A VERLA y hay que ir el primer fin de semana es vital para que la película siga mucho tiempo en cartelera.

Por todo esto, y por lo que vais a ver y sentir vosotros, esta semana, por fin, la película de Cotelo es ¡¡¡ABSOLUTAMENTE RECOMENDABLE!!!

Joaquín Garrigós.

Gaudium Producciones Multimedia