Grupo
Santa Teresa

            Una gran preocupación de las Teresas es cómo afecta a nuestros hijos la separación y el divorcio. Si de alguna manera su crecimiento, como personas autosuficientes, como cristianos, como buena gente, se puede ver influenciado por esa ruptura, de un pilar tan básico como es la familia, que han vivido… Y allí nos dio Dios su respuesta (una vez más). Una de las sores es hija de padres separados… Un encanto de mujer, que supo poner las palabras precisas para responder nuestra duda. Una mujer que transmite su serenidad y su encuentro con Dios a través del reflejo de su cara y del testimonio que nos contó.

            Ahí estaba ese mensaje, ahí estaba la respuesta al interrogante que a veces nos pesa en el corazón. Una vez más, hubo a quien se le saltaron las lágrimas con las canciones de las sores y de Joaquín Garrigós, otro de los sacerdotes amigos que nos acompaña en ocasiones.

        Queda claro el mensaje Señor: “No temas, porque yo te he rescatado; te he llamado por tu nombre, tú eres mío.” (Isaías 43, 1)                                        

        Venga Teresas… no temáis…

                                           Una Teresa